12 de junio de 2018, Salta la noticia en todos los canales de televisión, con tantas llegadas de inmigrantes los centros están colapsados, se abren nuevos «centros de acogida» temporal, Cádiz recibiría a mujeres y niños en el Centro náutico ELCANO, y Jerez abriría el polideportivo kiko Narváez en una de sus barriadas, el Kiko se preparaba para una llegada a lo grande.
Llegó la tarde y el parque de La Granja se convertiría en un ir y venir de autobuses trayendo a nuevos vecinos (así llamábamos a nuestros nuevos inquilinos), nos preparábamos para pasar lo que podría ser un verano sin parar, pedían ayuda con traductores de francés, ayudas de todas partes, pero cuando te acercaba al polideportivo solo decían que no hacía falta nada, que todo iba bien, que si querías ser voluntario tenías que mandar un correo electrónico a Cruz Roja.
62455830_10219190220217268_2121831582162485248_n
No necesitaban ayuda, pero nosotros a cabezotas ni nos gana nadie, cada uno por un lado del parque de La Granja íbamos ayudando en lo que podíamos, ¿no se francés? pues hay que estaban los móviles que nos servían de gran ayuda, benditos traductores.
Chicos que nos llegaban de todos los rincones de África, cada uno con una historia, una vivencia, una experiencia, historias que te llegaban al alma, personas que venían de pasar calamidades por el camino, guerras, pasar por la cárcel, maltratos, huían de su propia familia, gente que te llegaban con heridas de guerra.
¿Con cuántos chicos trataste en el parque? Pues no sé que decir, desde ese bendito 12 de junio hasta que el 1 de agosto decidieran que paraban de venir chicos a Jerez, pasaron muchísimos chicos por nosotros, tardes de mucha calor en las que te acercaba y le llevabas algo de comer, fruta, huevos duros, galletas, té, gomitas con mucha azúcar, agua, productos de higiene, ropa, diccionarios, folios, lápices,… y un sin fin de cosas más, tardes en las que decías, me da igual quedarme sin megas, le habrías tu propio wifi del móvil y se comían tus megas, pero da igual, todo era por verlos un segundo sonreír al verlos hablar con las familias diciéndoles que ya estaban en España, que estaban bien y que en Jerez los recibían bien y te los ponían en videollamadas para que tú vieras a su gente.

 

CONTINUARÁ….