Aunque ya hemos hablado del ACOMPAÑAMIENTO, y os hemos pedido colaboración en ello, hoy vamos a contarlo con más detalle.

El acompañamiento, no es más que eso, ACOMPAÑAR a las personas inmigrantes, en todos los trámites que sean necesarios para que la llegada a nuestro país no sea un infierno.

Imagen1.jpg

En nuestro caso, el de la Red de apoyo a inmigrantes de Jerez, Dimbali, los inmigrantes son niños y adolescentes africanos, tanto en tránsito a través de la península, como los que quieren instalarse en nuestra tierra. Son jóvenes que han sido expulsados de los centros de menores, o que duermen en el albergue, o en las calles, en casas ocupas, en nuestras casas, o en el pasillo de la biblioteca cuando no ha habido más remedio.

Acompañar es INFORMAR, para lo cual tenemos que informarnos antes. Informar sobre cursos, sobre talleres, sobre cómo legalizar su situación, sobre cómo solicitar asilo, o la consideración de refugiado, sobre cómo denunciar maltrato, cómo poder comer en un comedor social.

Acompañar es GESTIONAR, para lo cual debemos de saber qué, dónde, cuándo y con quién hacerlo. Y para saber, debemos aprender a pasos acelerados, a trompicones, porque no somos profesionales del tema, porque tan sólo sabemos de lo que sabemos, uno de hacer pan, otro de dar clase,  del mar, de arte, de crianza, estudiar…

Acompañar es ESPERAR junto a ellos a que nos atiendan, a que quieran escucharnos, en el ambulatorio de barrio, el hospital, en la cola del Ayuntamiento, para hablar con la responsable del albergue, en la puerta de colectivos sociales, en Proyecto Hombre, en las estaciones de bus, en las plazas, en nuestras casas.

Recuerdo un día, cuando un compañero acompañó a un chico al dentista. Nunca olvidará la cara de preocupación y extrañeza del chico cuando se tocaba el labio y no lo sentía. Fue divertido, pero te hace ver que cosas tan básicas para nosotras, para ellos no siempre lo son.

Imagen3

Acompañar es ESCUCHAR,  verles caer en las drogas y querer levantarse, verles pedir ayuda a gritos ante un sistema que les vuelve la espalda. Acompañar es estar ahí, a su lado,  en la plaza o en la puerta de Proyecto Hombre u otro colectivo que pueda ayudar.

Acompañar es DESPEDIRSE, en una estación de bus, sin saber si volveremos a vernos, sin saber cómo le irá, pero deseándole toda la suerte del mundo que hasta ahora no ha tenido.

Acompañar es DENUNCIAR junto a ellos la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran, las injusticias que este sistema comente con ellos y con todas las personas que no se ajustan a unos cánones.

Acompañar es TRADUCIR DOCUMENTOS, AYUDAR A REDACTAR CURRICULUMS, ES AYUDARLES A ABRIR CUENTAS DEL BANCO, IR CON ELLOS PARA QUE LES ALQUILEN PISOS.

Acompañar es SOLICITAR la documentación necesaria para que puedan ser legalizados, en Embajadas o Consulados de distintos países, en los países de origen de cada uno, a las familias, al Ministerio de Asuntos Exteriores, a correos.

Imagen1

Y acompañar es PAGAR. ¿Qué cosas se deben pagar? Algunos ejemplos:

  • Solicitud de actas de nacimiento de cada chico al que se le quiera solucionar su documentación. Dependiendo del país, puede ser entre 20 y 50 euros, mandarla por correo privado, 60 euros más, su paso por el Ministerio de Asuntos Exteriores, 25 más, sello del Ministerio de Justicia, otro tanto…. Sin contar con las manos por las que haya podido pasar antes de salir del país. La partida de nacimiento de un chico de Mali, nos ha podido costar 120 euros. Si resulta que al llegar a España faltaba un sello, hablamos de más de 200 euros.
  • Para solicitar un duplicado del pasaporte porque se lo hayan quitado a su paso por otro país. Primero, viaje al Consulado o Embajada del país (Algeciras, 30 euros de bus ida y vuelta, Madrid, 80 euros i/v), trámites, unos 40 euros, fotografías, 7 más, vuelta a los 15 días para recoger pasaporte, otros 30-80 euros más. Hablamos que para que un joven pueda sacar su pasaporte, tendrá que gastar como mínimo 200 euros. Si sumamos los 120 de solicitar la partida de nacimiento, haced cuentas!
  • Joven que tiene su familia en Francia y ha de llegar hasta allí, viaje en bus, 70 euros.
  • Y así suma y sigue…

Nuestro objetivo es que chicos inmigrantes que están en la calle, en el albergue o en nuestras casas alojados temporalmente, puedan tener su documentación arreglada, puedan llegar a donde quieren llegar, con sus familias, amigos, donde pueden tener un futuro. Que las fronteras que cada día ponen más altas, las derrumbemos con nuestras ganas.

Como muchas y muchos sabréis, Dimbali lo formamos un colectivo de personas unidas con un mismo objetivo, mediante el apoyo mutuo, la solidaridad y la autogestión luchamos porque estas personas tengan una acogida digna.  No tenemos ingresos más que los nuestros, y los que la gente solidaria y concienciada nos hace llegar.

Hoy, os pedimos vuestro apoyo. ¿Cómo?

ACOMPAÑANDO A LOS CHICOS

ACOMPAÑÁNDONOS A NOSOTRAS

MEDIANTE AYUDA ECONÓMICA PARA QUE PODAMOS SEGUIR AYUDÁNDOLES 

 

#migrarnoesdelito

#derechoamigrar

#acogidadigna

#nadieesilegal