Aún recuerdo aquel día de noviembre cuando por fin me decidí a formar parte de esta gran familia, con mis 19 años y llena de miedos e inseguridades ¿Cómo iba yo a enseñar español a nadie? pensé que no sería capaz de volver, que solo era por probar, que no podría aportarles nada útil…

Ahora me apena pensar que mi aventura en Jerez acabará en algún momento.

Aún recuerdo la primera cara que vi al entrar, la simpatía con la que se me recibió, el primer “Gracias profesora” que me atravesó el Alma y me rompió los esquemas, nada es poco, todos aportamos algo, todos podemos ayudar.

WhatsApp Image 2019-05-30 at 14.57.38
En sólo unos meses he conocido personas maravillosas, mil historias, muchas caras, personas que van y vienen buscando algo mejor para el futuro, muchas despedidas, muchos “Hola, ¿eres nuevo?, ¿qué necesitas?”, muchas conversaciones a través de traductor, ya fuese el de mi móvil o algún chico que conoce ambos idiomas, mucho en muy poco tiempo, en muy poco espacio.

Sigo encontrándome con gente que me pregunta qué recibo a cambio, y yo recibo por mis clases lo más grande que alguien puede recibir, el cariño, el agradecimiento y la hermandad, el abrazo efusivo y el “¿mañana vienes otra vez?” de una voz tímida que ve en ti un apoyo, alguien a quien aún le preocupa lo que pase con él, la satisfacción que sientes al ver todo lo que ha aprendido en meses, recibo a cambio lo verdaderamente importante, que nada tiene que ver con lo material, que va más allá de lo efímero y que es lo que realmente nos hace personas humanas.

WhatsApp Image 2019-05-30 at 14.57.37

 

 

No cambiaría estos meses en Dimbali por nada.

 

Gracias por todo lo que me aportáis, unos y otros.